ISRAEL - El pueblo escogido de Dios

 

Como ciudadana de su país, la Madre Basilea deseaba hacer restitución por los pecados del pasado en el espíritu de Daniel 9 y encontrar formas prácticas de expresar amor al pueblo escogido por Dios. Esto llevó en 1961, a abrir una pequeña casa en Jerusalén, Béit-Abraham, para recibir a supervivientes del Holocausto. En la inauguración, un antiguo alcalde de Jerusalén dijo: "queremos olvidarlo todo poco a poco y ver sólo la reconciliación y el amor que Uds. nos han traido..." Para más información sobre este tema, ver el libro: "Israel, mi Pueblo Escogido".
Extraído de una entrevista en Béit-Abraham: "... nunca podremos sanar las heridas, son demasiado profundas, pero podemos ayudar para que sean mitigadas. Podemos compartir el dolor de quien está lleno de dolor. Éste es el propósito de Béit-Abraham. Nuestra oración es que nuestros invitados se sientan como si estuvieran descansando en el seno de Abraham y que experimenten algo de la paz del Todopoderoso. Y allí donde hay fe, hay paz. Con nuestros invitados judíos leemos pasajes del Tenaj, que muestran que el Todopoderoso nunca olvidó a su pueblo en todos sus sufrimientos, y nunca lo hará. Su pacto con ellos permanece para siempre."
Fotos: Béit-Abraham

 

Otras páginas Web relacionadas con el tema de Israel:

Puentes para la Paz: www.puentesparalapaz.org

Fraternidad Internacional de
Cristianos y Judíos   www.ifcj.org (Español)


 
Artículos Especiales sobre la Cristiandad e Israel
de la Hermandad Evangélica de María

Conmemorando 2000 Años de Cristianismo (folleto)

La Culpa de la Cristiandad hacia el Pueblo Judío (resumen de hechos históricos)

Convención Jerusalén 2001

Para recibir gratuitamente copias de éstos, y también los folletos "Sugerencias para un Servicio/ Culto de Arrepentimiento" y "La Inquisición en España y América Latina", escriba a:

Hermandad Evangélica de María
Casilla 2436, Asunción 1209, Paraguay
Email : espanol@canaan.org.br


 
Extracto de
La Culpa de la Cristiandad hacia el Pueblo Judío
 

Después de que salieran a luz los horrores del Holocausto, surgió la pregunta: ¿Cómo pudo haber sucedido esto? La verdad chocante es que el Holocausto fue la culminación de siglos de odio y violenta persecución, muchas veces inspirados por la teología cristiana.
Siento una profunda convicción de pecado como cristiana y también como alemana, pues aún en la Edad Media miles de judíos fueron muertos despiadadamente en ciudades alemanas. En su libro "Israel, Mi Pueblo Escogido", Madre Basilea Schlink, fundadora de nuestra comunidad en Darmstadt, Alemania, describe de manera conmovedora como aquellos que atacan al pueblo de Dios le atacan a El, pues Israel es la niña de Sus ojos (ver Zacarías 2:12).
Viendo las atrocidades que se han cometido contra los judíos en el nombre de Cristo a través de gran parte de los 2000 años de la historia de la cristiandad, ¿cómo podemos celebrar el milenio sin primeramente expresar nuestro profundo dolor por el pasado, en un espíritu de arrepentimiento? Con nuestra actitud y comportamiento no cristiano, hemos amontonado oprobio y vergüenza sobre el nombre de Jesús, hasta llegar a hacer de él una ofensa para Su propio pueblo, los judíos... Y por eso hoy es nuestra oración que en todas partes del mundo haya cristianos inspirados para conmemorar el milenio con un servicio/ culto de arrepentimiento, en un espíritu de unidad, reconociendo nuestra común herencia cristiana.
A continuación sigue un breve resumen, tomado de fuentes históricas cristianas y judías, de la terrible historia del trato de la cristiandad con los judíos - sucesos que abrieron el camino para el Holocausto.

Hermana Pista
Hermandad Evangélica de María, Darmstadt
(una comunidad cristiana internacional e interdenominacional)